miércoles, 19 de noviembre de 2008

¿Quieres ser madre o tener el puesto de tu vida?

Hola a todos!!!
Hace no mucho tiempo vi en un programa cómo una periodista fingía buscar trabajo en diferentes situaciones:
1) Buscaba empleos atípicos para una mujer como ser pocera, mecánica o electricista, en todos le daban un no por respuesta.
2) También presentaba curriculums brillantes y cuando casi la habían aceptado para el puesto, ella mencionaba el pequeño detalle de que estaba embarazada...finalmente no era contratada.
Este tema lo hablamos un día en clase de RRHH, pero esque hoy de nuevo he vuelto a ver otros casos ficticios donde no permitían que la trabajadora respetara la hora de lactancia y de nuevo ponían mil y una trabas a las mujeres.
Entiendo la postura del jefe, pero ya está bien de que las mujeres no seamos iguales que los hombres en los tiempos que estamos.
La última noticia que me ha llegado al respecto, es que en ciertos países las mujeres firman un contrato privado donde se comprometen a no quedarse embarazadas durante los años x que trabajen en la empresa.
La conclusión a la que llego es que si quiero alcanzar un puesto donde esté medianamente satisfecha, tendrá que esperar y ser madre a partir de los 30 por lo menos...para que luego se quejen de la natalidad.

Cristina Aliaga Ibáñez

5 comentarios:

Talento y Personas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Talento y Personas dijo...

Vi ese mismo programa y me parecio muy lamentable como la actriz mostraba un curriculum perfecto y le ponian pegas.. Incluso en una de esas entrevistas le insinuaron que claro... que las mujeres nos ponemos malas más que los hombres (concretamente una vez al mes...)... y que claro... el no puede permitirse eso...
Me parece VERGONZOSO estar en un 2008 y que se permita esto!
Sinceramente como mujer que soy... lo veo injusto.

Algun dia el mundo se movera??

patry (grupo tarde)

Fátima dijo...

Lo verdaderamente lamentable, no es que no es que no te puedas quedar embarazada es el problema de la conciliacion.

Tanto la madre como el padre deberían tener más tiempo para estar con sus hijos.

No me extraña que cada vez haya mas niños con problemas de atencion.

Natalia Alonso Peña dijo...

Gracias a Dios este caso se da cada vez menos, hay que hacer algún tipo de criba con todo lo que sale en los reportajes, y más en la televisión. Si quieren demostrar algo lo hacen, aunque no lleven razón (una cualidad admirable, ironía)

Gracias a un proyecto que llevo a acabo ahora, concretamente sobre la conciliación, he tenido la oportunidad de conocer casos en particular de empresas que luchan porque los padres puedan tener más tiempo para sus hijos y vida personal; casos de mujeres madres con puestos importantes en empresas importantes...

¿que nos queda mucho andar? ¡y más por luchar! pero pensar donde estabamos hace 20 años...

Natalia Alosno Peña
Grupo 71

Talento y Personas dijo...

Yo también vi el programa, fue impactante para alguien que, como yo, practica la igualdad desde la diversidad de género.

Me gustaría hacer dos comentarios:

- Estoy de acuerdo con Natalia en que el sesgo es muy importante teniendo en cuenta el soporte televisivo que contiene la noticia, por lo que yo también le doy una importancia relativa. Hay muchas empresas que practican políticas de igualdad y que incluso este concepto está totalmente incluido en su cultura organizativa. Un buen ejemplo es IBM.
Sin ebargo, los casos grabados y mostrados en el programa existen, y aunque quizás no son la mayoría significativa (no lo sabemos), hay que tenerlos en cuenta y denunciarlos.

- Por otro lado, y refiriéndome a la cita en negrita: tengo dudas de que sea legal un contrato en el que se recoja que una mujer no puede quedarse embarazada. Aunque esté firmado y sea consentido por ambas partes.
Dos personas pueden firmar un contrato de esclavitud voluntariamente, pero ese contrato no sería válido porque atenta contra el artículo 4 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 (en adelante DUDH).
De la misma forma una empresa no puede obligar a una mujer a firmar un contrato en el que se le prohíba quedarse embaraza.
Habría que consultar la ley de esos países sobre el "derecho de disposición del propio cuerpo"; pero en cualquier caso en la DUDH se prohíbe expresamente hacer distinciones entre sexos en los artículos 1, 2 párrafo 1 y 7 (NOTA: Sólo puedo hablar de derecho internacional porque no se mencionan los países a los que hace referencia la noticia). Según los artículos mencionados, sólo sería legal obligar a la firma de ese contrato a las mujeres si también obligasen a firmar ese contrato a los hombres.
En España, el artículo 17 del Estatuto de los trabajadores de 1995 dice lo siguiente:

"17. No discriminación en las relaciones laborales.
1. Se entenderán nulos y sin efecto los preceptos reglamentarios, las cláusulas de los convenios colectivos, los pactos individuales y las decisiones unilaterales del empresario que contengan discriminaciones directas o indirectas desfavorables por razón de edad o discapacidad o favorables o adversas en el empleo, así como en materia de retribuciones, jornada y demás condiciones de trabajo por circunstancias de sexo, origen, incluido el racial o étnico, estado civil, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación sexual, adhesión o no a sindicatos y a sus acuerdos, vínculos de parentesco con otros trabajadores en la empresa y lengua dentro del Estado español."

De todos modos, si yo fuese mujer y una empresa me obligase a firmar ese tipo de contrato, aunque no quisiese tener hijos, no aceptaría trabajar en una empresa con este tipo de políticas.

Por otro lado me parece absolutamente ridículo desde un punto de vista económico: esta práctica es pésima para el reclutamiento y la reputación de la empresa. Además, la concilación, hoy en día, es un requisito imprescindible para la captación del talento.

Tengo que añadir que me parece un "derroche económico" etiquetar como "NO VÁLIDAS" a todas las mujeres que quieran tener hijos. Pensad que el 52% de la población mundial son mujeres (según Phillip M Harter, Unirversidad de Stanford, "Estadísticas mundiales de población"). Sin emabargo, no todas quieren o pueden tener hijos. Pero parece razonable decir que, al menos un 50% de las mujeres sí desean ser madres (es un supuesto de mínimos). Por tanto, bajo esta consideración, imponer esta restricción supone invalidar sistemáticamente a más del 25% de la población mundial para trabajar. ¿qué sociedad puede permitirse el lujo de pensar que 1.684.497.794 personas debe dedicarse a la vida ociosa de forma obligatoria?

En fin, el tema me calienta bastante como podeis ver.

Para despedirme me gustaría recordaros que la LUCHA CONTRA LA DISCRIMINACIÓN NOS CONCIERNE A TODOS. Un saludo.

Alfredo