domingo, 9 de noviembre de 2008

En el trabajo ¿vestir formal?

Hola a todos:

El otro día en clase comentamos los instrumentos de selección, y en concreto nos centramos en las entrevitas. Además nos referimos a la importancia de la comunicación no verbal y a la forma de vestir a la hora de acudir a una entrevista o a trabajar; considerando que la diferencia era más notable en los hombres, al poder diferenciar claramente si acuden con aspecto formal( con traje) o informal.

Aquí adjunto un artículo que he econtrado sobre la polémica que se desató en el Congreso de los Diputados cuando el Ministro de Industria, Miguel Sebastián, compareció en el hemiciclo sin corbata, en plan informal; y el comentario que salió publicado al respecto.

Este es el comentario que he encontrado, en el que se analiza la importancia o no de "vestir" en el trabajo:


"EN EL TRABAJO ¿VESTIR FORMAL?
La semana pasada se desató la polémica en el pleno del Congreso de los Diputados cuando el actual Ministro de Industria, Miguel Sebastián, compareció en el hemiciclo sin corbata, en plan informal. El Presidente del Congreso le hizo llegar una corbata a través de un ujier pero él, amablemente, la rechazó porque, según palabras textuales suyas, "quería dar ejemplo". A raíz de esto, se ha desatado un debate sobre si debe implantarse la informalidad o no en la vestimenta en el mundo empresarial.

En el mundo empresarial, muchas multinacionales tienen, hace tiempo, implantado el " casual Friday " o vestir informal los viernes ( ¿qué pasa? ¿Acaso el viernes no hay reuniones, ni hay que atender a los clientes?)

Creo que la formalidad o informalidad en la vestimenta a llevar en el puesto de trabajo va a depender mucho del puesto que se ocupe y de las funciones a desempeñar. También en período estival, donde las temperaturas son más elevadas, hay que ser más flexibles para que los trabajadores puedan desempeñar sus funciones de la forma más cómoda posible. Si no, siempre está la “solución” de tener el aire acondicionado a tope, en perjuicio del ahorro energético tan de moda en la actualidad.

Está claro que en aquellos puestos de trabajo que no requieren un contacto directo con el público no es preciso vestir formal; se trabaja más cómodo con vestimenta informal. Además no tiene ninguna lógica hacer vestir de traje y corbata cuando no se requiere. Hay que adaptar la formalidad de la vestimenta a las funciones a desempeñar por cada trabajador.

La vestimenta informal es una forma de motivar a los trabajadores y de tenerlos contentos. Las normas tienen que tener su razón y su lógica no pueden imponerse porque la organización lo estime conveniente; de esta forma, se volverán contra ella estas reglas.

No olvidemos que si hay normas rigurosas de vestimenta tienen que ser homogéneas para todos los empleados, ocupen el puesto que ocupen; de otra manera, pierden su razón de ser y respeto del resto de la comunidad.
No pasar por alto que el incumplir la política de vestimenta establecida por la empresa puede ser causa de despido, es decir, cuidado con tomarse esto a la ligera, debido a que puede ocasionar a los trabajadores, desagradables consecuencias.

La sociedad va cambiando y las empresas también. Actualmente hay más tendencia a permitir la informalidad en la vestimenta en el trabajo. Sin embargo, por mucha informalidad o flexibilidad que haya a este respecto, tiene que haber unas normas. No olvidemos que cada persona entendemos por informalidad una cosa diferente y muchas veces cuando más se permite, peor.

Pero debemos saber distinguir entre la forma de vestir en el trabajo y en nuestra vida privada.


También he de comentar que hace tiempo que se ha producido un cambio social hacia la formalidad vestimental. Se ha producido un relajamiento por un lado y por otro lado permisividad al respecto. Hace años a ningún candidato citado a una entrevista de trabajo se le ocurría acudir sin la vestimenta formal.


Muchas veces, las personas que estamos realizando habitualmente entrevistas nos preguntamos ¿Cómo te han dejado venir a una entrevista con estas pintas? Os puedo asegurar hay gente que acude con cada “modelito” que pasa de todo, menos desapercibido. Estoy de acuerdo en que las pintas no lo son todo e importa más el contenido que el continente, sin embargo, no hay que olvidar que vais a buscar trabajo. Por lo tanto, la imagen, querámoslo aceptar o no, es importante y hay que pasar desapercibido, cumpliendo con el protocolo vestimental necesario para realizar una entrevista. Si se opta por un “look” informal, al menos, habría que ir arreglado acorde al evento al que se acude, con una imagen aseada y “atractiva”.

El cambio está llevando a que muchas empresas indican a sus entrevistadores que acudan a realizar las entrevistas arreglados en plan informal para estar en sintonía con la nueva tendencia y, así, los candidatos se sientan identificados por este aspecto.

Personalmente, creo que cada vez más se va a imponer la informalidad en las reglas de vestimenta en los puestos de trabajo. Más que nada, porque es algo muy demandado por los trabajadores y es valorado muy positivamente por ellos. En los tiempos actuales, hay que adaptarse a las necesidades de nuestro recurso más valioso "las personas" para conseguir que permanezcan el máximo tiempo posible con nosotros.

Obviamente, la forma de vestir no va a influir al 100% en su decisión pero sí, será un factor .

Aun así, hay que mantener el norte y saber que se va a trabajar y que introducir la informalidad está bien siempre que sea posible. Para determinados puestos de trabajo va a ser preciso continuar vistiendo de rigurosa formalidad y, también, para ciertos actos de trabajo, a pesar de que nos quieran hacer creer lo contrario.


MARIOLA DÍAZ DEL RIO GªLOMAS
4º LADE GRUPO 71

2 comentarios:

Mariola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
paola dijo...

siempre es depende en donde trabajas.. en las entrevistas siempre hay que estar acorde al lugar
yo cuaando trabaje en uno de los mcdonalds en rosario fui mas tranqui pero después que empece en una empresa tenía que irme re producida y seria